Inicio MERRIENDA POL√ćTICA Violencia y homicidios: el legado sexenal.

Violencia y homicidios: el legado sexenal.

18
0

 

 

Cuando el presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador era candidato a la presidencia dec√≠a sin cesar que con √©l la violencia y los homicidios iban a terminar, que los militares regresar√≠an a los cuarteles y que M√©xico vivir√≠a en paz. Luego de pasado su sexenio nada de eso que prometi√≥ sucedi√≥, muy lejos quedaron sus promesas y hoy M√©xico es m√°s violento que en 2018, este sexenio rompi√≥ todos los r√©cords en materia de seguridad p√ļblica y ello est√° llamando la atenci√≥n en diversos medios globales que han dedicado editoriales y portadas que sugieren complicidades, presuntos pactos y omisiones gubernamentales de alto nivel con grupos de crimen organizado.

Al final de su sexenio el presidente prefiri√≥ encerrarse en Palacio Nacional, convertirse en jefe de campa√Īa de la candidata oficial, hacer de las conferencias ma√Īaneras una caja de resonancia de lo que √©l quiere escuchar, alejarse de las voces cr√≠ticas y de los organismos de sociedad civil que m√°s de una ocasi√≥n le pidieron audiencia para tratar el tema de la violencia y la incidencia alta de homicidios dolosos.

¬ŅQu√© paso al final del sexenio en materia de seguridad con la Cuarta Transformaci√≥n? Simplemente el presidente dejo a la deriva el problema, dejo crecer la influencia de los grupos criminales y sus c√©lulas que siembran el terror en todo el territorio nacional; su idea de abrazos no balazos es signo del fracaso total y la aparici√≥n de la Guardia Nacional no resolvi√≥ el grave problema de inseguridad que viven empresarios, familias y ciudadanos que viven a merced de c√©lulas criminales.

En palabras del presidente L√≥pez Obrador su promesa era que desde los primeros d√≠as de su gesti√≥n como gobernante del pa√≠s los grupos criminales dejar√≠an sus armas a cambio de tractores y se convertir√≠an en gente de bien y ante la plaza p√ļblica euf√≥rica remat√≥ su discurso con un: ‚Äúse los juro‚ÄĚ. Nada de eso sucedi√≥, al contrario, tiempo despu√©s propuso idea de abrazos no balazos, en paralelo a su lema de sicarios no, becarios s√≠; despu√©s ocurri√≥ el saludo a la mam√° de Joaqu√≠n Guzm√°n Loera y a la mitad de su sexenio cuando ocurrieron elecciones intermedias el presidente declar√≥ en alusi√≥n a los delincuentes: ‚Äúse portaron bien‚ÄĚ.

Este sexenio cerrar√° con una cifra de homicidios mucho m√°s alta que la de Felipe Calder√≥n Hinojosa y de Enrique Pe√Īa Nieto. A escasos meses de abandonar el poder presidencial el presidente L√≥pez Obrador ha rebasado la cifra de 180 mil homicidios dolosos, superando todos los r√©cords de sus antecesores y por ello est√° semana los principales diarios del mundo han dedicado sus primeras planas donde relatan la fallida estrategia de seguridad de este gobierno de autodenominada Cuarta Transformaci√≥n y su impacto negativo en la vida de miles de ciudadanos que viven con la zozobra del cobro de piso, extorsiones, secuestros, levantones y privaci√≥n de la vida.

Lo que relatan los medios globales no es un asunto menor, todos coinciden en la intromisi√≥n de los c√°rteles en las elecciones actuales, en la complacencia y negligencia gubernamental que ha asumido el propio presidente L√≥pez Obrador y todo su aparato de seguridad, as√≠ lo relataron los diarios estadounidenses New York Times y Washington Post, los portales de NBC News, ProPublica, Insight Crime, Crisis Group, The Hill, los brit√°nicos Financial Times, The Economist y The Guardian, Deutsche Welle, EFE, adem√°s de la aparici√≥n del libro ‚ÄúLa historia secreta. AMLO y el cartel de Sinaloa‚ÄĚ de la periodista Anabel Hern√°ndez que provoc√≥ de nueva cuenta la furia presidencial, tachando de infundios y ficciones lo que la periodista relata en su investigaci√≥n.

Lo que no se puede esconder es el fracaso gubernamental en materia de seguridad y si llama mucho la atenci√≥n la permisividad y pasividad del gobierno federal en torno a la violencia ocasionada por diversos grupos criminales en d√≠as previos a la elecci√≥n federal de este a√Īo. La gran cantidad de candidatos asesinados, las recientes masacres en Chiapas y las acusaciones de corrupci√≥n y colusi√≥n con personajes oscuros que pesan sobre miembros prominentes del partido oficial no son poca cosa, significan una alerta sobre el futuro de M√©xico en materia de seguridad y gobernabilidad.

Todo lo relatado por los diarios globales, en libros de periodistas de investigación y en diversos ensayos académicos son muestra de la degradación de la clase política  y del tremendo fracaso gubernamental en el tema de seguridad; esa corrupción e impunidad relatada por los medios extranjeros alcanza altas esferas del gobierno de la Cuarta Transformación, va desde los hijos mayores del presidente, pasando por el presidente del partido oficial, funcionarios de primer nivel y atraviesa más de un candidato a gobernador o aspirante al Poder Legislativo vinculados con personajes dedicados a actividades ilícitas; el caso de la candidata al gobierno de Veracruz Rocío Nahle es solo un botón de muestra de esa complicidad e impunidad estatal complacida bajo el manto de la 4T. En resumen, este fue un sexenio donde la violencia y los homicidios crecieron de la mano de la impunidad que se dejó crecer desde Palacio Nacional para evadir la realidad nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí