Inicio MERRIENDA POL√ćTICA Tiempo de elegir

Tiempo de elegir

42
0

 

Han terminado las campa√Īas pol√≠ticas en este pa√≠s, ahora toca la decisi√≥n de acudir a las urnas, depositar los votos para elegir presidente de la Rep√ļblica, senadores, diputados federales y locales, gobernadores y presidentes municipales, ello supone una enorme fiesta c√≠vica este domingo dos de junio, sin embargo, por las circunstancias que vive el pa√≠s en muchas regiones en lugar de civismo pol√≠tico electoral existen temores y desplazamientos forzados, en paralelo la constante estridencia e intromisi√≥n del presidente de la Rep√ļblica Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador en el proceso de campa√Īa ha inclinado la cancha electoral con el riesgo que ello¬† conlleva.

Est√° documentado en diversos reportes de prensa que en algunos municipios del pa√≠s salir a votar es un asunto de pensar debido a los recientes asesinatos de candidatos como el ocurrido en Coyuca de Ben√≠tez, Guerrero donde el candidato a presidente municipal de ese municipio fue privado de la vida en pleno cierre de campa√Īa, situaci√≥n que tambi√©n se present√≥ en el municipio oaxaque√Īo de Mat√≠as Romero donde en el cierre de campa√Īa hubo balazos y un lesionado.

Las campa√Īas pol√≠ticas que apenas concluyeron dejaron tras de s√≠ un sinn√ļmero de eventos violentos que fueron desde las amenazas, renuncias y terminaron en homicidios; violencia que fue retomado por los principales diarios y cadenas de televisi√≥n en Estados Unidos, los cuales consignaron los riesgos a la democracia mexicana, la erosi√≥n de la misma, la intromisi√≥n de grupos de crimen organizado en el financiamiento de campa√Īas y en el nombramiento de candidatos.

Se podr√≠a decir que esas editoriales de Washington Post y New York Times no son nada nuevo en el caso mexicano dado que esa preocupaci√≥n y sospecha est√° presente en el vecino del norte desde los a√Īos 80 del siglo pasado cuando el gobierno estadounidense certificaba el combate a las drogas, el gran problema ahora es la expansi√≥n de esa criminalidad, sus esquemas financieros globales, la diversificaci√≥n del mercado ilegal y la pasividad del gobierno actual.

Este periodo electoral que reci√©n termin√≥ tuvo un aumento de agresiones pol√≠ticas, cifras de la firma consultora Integralia contabilizan 749 v√≠ctimas y 34 aspirantes a puestos de elecci√≥n popular asesinados, la mayor√≠a de estos candidatos o aspirantes fallecidos eran integrantes del partido Movimiento de Regeneraci√≥n Nacional (Morena). Dicha violencia se traduce en un incremento de 150 por ciento respecto a la campa√Īa electoral intermedia de 2021, las entidades de Guerrero y Chiapas son las que concentran la mayor√≠a de los decesos.

De acuerdo con el informe del Instituto Nacional Electoral (INE) existen 18 entidades donde sus secciones electorales están consideradas con inseguridad. La lista la encabeza Nuevo León con 55 por ciento de sus secciones, Baja California Sur tiene 55 por ciento, Colima 43 por ciento, Sonora 39 por ciento, Zacatecas 36 por ciento, Tamaulipas 35 por ciento, Guanajuato 3 por ciento, Baja California 32 por ciento y Querétaro con 31 por ciento; los estados de Chiapas, Morelos, Guerrero, Quintana Roo, Ciudad de México, Chihuahua, Aguascalientes y Michoacán tienen de 21 a 29 de sus secciones electorales catalogadas con inseguridad. El reporte consigna que en nueve de estas entidades es donde han ocurrido el 80 por ciento de asesinatos, atentados y agresiones contra candidatos.

El INE tiene ubicadas un total de 14 mil 343 secciones electorales que representan el 20 por ciento del total, donde el contexto es de inseguridad y violencia. Chiapas es la entidad más crítica y cobran relevancia entidades como Zacatecas, Guanajuato y Guerrero donde la población migra de sus lugares de origen por la presencia o violencia que provoca el crimen organizado.

Una circunstancia paralela a la violencia criminal, es la estridencia del presidente L√≥pez Obrador quien ante el c√ļmulo de agresiones y homicidios contra candidatos ha declarado que est√°s elecciones se desarrollaran en un clima de paz y tranquilidad. Nadie como √©l ha violentado la ley electoral, de forma abierta ha realizado desde Palacio Nacional campa√Īa pol√≠tica en favor de la candidata oficial. Por inveros√≠mil que parezca L√≥pez Obrador dejo atr√°s su dicho popular de 2006 ‚Äúc√°llate chachalaca‚ÄĚ para convertirse en lo mismo que antes criticaba bajo el argumento de su derecho de r√©plica.

Apenas hace un par de d√≠as el presidente L√≥pez Obrador insisti√≥ sobre las elecciones que lo del domingo es un plebiscito, es un refer√©ndum, es una consulta ¬Ņqu√© proyecto de naci√≥n queremos?, queremos lo que hab√≠a antes, una oligarqu√≠a disfrazada de democracia, ser√°n las elecciones m√°s pac√≠ficas, libres y limpias de la historia de M√©xico seg√ļn la narrativa del mandatario. Y cuando se le cuestiono sobre la violencia electoral respondi√≥ que es solo un consejero del INE, ustedes no se dejen llevar por borregos, rumores, voladas, ya no es como antes remat√≥ el pol√≠tico tabasque√Īo.

As√≠ ha sido el comportamiento durante todo el periodo de campa√Īa electoral, el presidente opina, desliza comentarios, hace caso omiso a la legislaci√≥n electoral, sigue en sus recorridos por el pa√≠s para supervisar obras de infraestructura, se re√ļne con gobernadores para asegurar el modelo de IMSS-Bienestar y sigue prometiendo su sistema de salud como el de Dinamarca. El presidente L√≥pez Obrador desde que levant√≥ la mano de la candidata de su partido hace tres a√Īos hasta el final de la campa√Īa siempre estuvo pendiente de la campa√Īa, fungiendo como coordinador general de la misma, atento a su desempe√Īo en los eventos p√ļblicos.

Es el presidente L√≥pez Obrador quien m√°s se ha metido en la campa√Īa y quien ha hecho caso omiso de la autoridad electoral, lleva tres a√Īos en campa√Īa apuntalando a su candidata, decidiendo las formas y mecanismos de elecci√≥n de candidatos a gobernadores, diputados y alcaldes. Al final de cuentas ha sobrepuesto su dicho de no me vengan con que la ley es la ley, es claro que el presidente actual a√Īora los tiempos del priismo hegem√≥nico y la presidencia imperial.

En resumen, a pesar de la violencia criminal y de la interferencia presidencial este domingo millones de ciudadanos saldremos a votar con todo lo que ello implica para la conservaci√≥n de la Rep√ļblica; seremos testigos si los electores permiten la ampliaci√≥n de la destrucci√≥n institucional y la erosi√≥n de la democracia o eligen la restauraci√≥n democr√°tica.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí